Tecnología para el ocio

Tradicionalmente el modelismo ha sido un hobby que ha suscitado la pasión de muchos aficionados a la fantasía y los kits históricos a lo largo y ancho de todo el mundo, principalmente en aquellos países en los que el clima obligaba a divertirse con activadades de interior.

Durante décadas el desarrollo de modelos a escala y figuras era una tarea laboriosa y cara reservada sólo a un pequeño grupo de compañías que copaban el mercado, sin dar cabida a nuevos actores.

Sin embargo, durante los últimos años, el desarrollo de la tecnología CAD y la impresión 3D, ha dado origen a nuevas marcas que este que han crecido rápidamente, al amparo de los beneficios obtenidos de ofrecer en sus catálogos nuevas referencias con los que hace muchos años el aficionado sólo podía soñar.

Ya no es necesario invertir en costosísimas máquinas de contado numérico ni en la fabricación de piezas de forma artesanal, a partir de las cuales desarrollar moldes para la producción en serie. Sin duda, el desarrollo 3D ha supuesto un salto cualitativo para este sector, del que sólo atisbamos ver el principio de lo que puede llegar a ser.

La revolución de la impresión 3D

La capacidad de poder evaluar la precisión y nivel de detalle de un modelo con sólo imprimir un prototipo ha sido toda una revolución para la industria modelística, que ha visto en ella el modo de testear la respuesta del público con un kit totalmente funcional antes incluso de lanzarlo al mercado.

A día de hoy, la impresión 3D está permitiendo a pequeñas empresas modelísticas hacerse un hueco en el mercado que las ha llevado a convertirse en verdaderos motores económicos para su región, por su capacidad para generar empleo en sectores satélites, como la industria de fabricación de moldes de precisión y empresas inyectado.

Visión de futuro

En 3Dalia somos conscientes de la necesidad que start-ups, tienen a la hora de desarrollar sus prototipos para disponer de un ejemplar de muestra con el que conseguir financiación para lanzar sus empresas.

Todo lo que imaginamos, de un modo u otro es una proyección de nuestros deseos y por ende de nosotros mismos. Cuando creamos un objeto en un programa 3D, su fin último es el de verlo hecho una realidad.

El ejemplo más obvio de esta realidad son las ingentes cantidades de juguetes que se venden al año basados en diseños de personajes creados para películas de Disney, Pixar y otras compañías. ¿Podeis imaginar si quiera cuánto dinero mueven al año?

"La implementación de software de diseño industrial asistido por ordenador, y otros programas de modelado 3D como Zbrush, han supuesto una revolución en el mundo del modelismo y los juegos de miniaturas. Todo ello, unido a las opciones que da la impresión 3D y el nacimiento de plataformas de financiación cooperativa, está llevando a un resurgir de opciones de ocio, que no hace mucho estaban siendo arrinconadas por las consolas y los videojuegos.
"

− Jesús Gómez | Cromätica Models

"Estamos sin duda, ante un mundo lleno de posibilidades económicas, como hace unos años ocurrió con la industria de los juegos para ordenador. Sólo en la última década han surgido en Europa del Este varias empresas de modelismo que en poco más de un lustro han llegado a hacer sombra a gigantes que coparon el mercado durante más de 50 años.

Otras empresas, limitadas por referencias que ya estaban obsoletas para los estándares actuales, volvieron a la vanguardia del mercado gracias al prototipado rápido y el diseño CAD."

− Jesús Gómez | Cromätica Models

"Jamás puede llegar a pensar, que en sólo dos años, pasaría de vender kits de grandes marcas en mi pequeña tienda de Ebay, a fabricar mis propias referencias y tener clientes en todo el mundo."

− Jiang Wei Li | CEO de ModelCollect

"Existe un público que está cansado de lo virtual. Tiene hambre de volver a tener en sus manos aquellos objetos que les hace "clic". Palpar, sentir, interactuar, compartir... En definitiva volver al de tú a tú con el objeto de su pasión."

− Jesús Gómez | Cromätica Models

"Todo lo que imaginamos, de un modo u otro es una proyección de nuestros deseos y por ende de nosotros mismos. Cuando creamos un objeto en un programa 3D, su fin último es el de verlo hecho una realidad.

El ejemplo más grande de esta idea es una realidad son las ingentes cantidades de juguetes que se venden al año basados en diseños de personajes creados para películas de Disney, Pixar y otras compañías. ¿Podeis imaginar si quiera cuánto dinero mueven al año?"

− Jesús Gómez | Cromätica Models